Archivo

Posts Tagged ‘pensum’

Trasformaciones que enriquecen a la Escuela de Comunicación Social

Desde su nacimiento, la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello ha experimentado diferentes transformaciones curriculares que, inclusive hoy, siguen estando muy presentes en su agenda. La intención fundamental ha sido crear comunicadores cada vez más integrales y mejores preparados para ingresar al mundo laboral.

La idea del R.P Alberto Ancísar, s.j al crear, el 4 de octubre de 1961, la Escuela de Periodismo – hoy escuela de comunicación social -  fue la de proyectar una perspectiva distinta de comunicación a la que no se estaba acostumbrado; pues la única referencia que se tenía en esta materia era la escuela de la UCV, creada catorce años antes.

Los esfuerzos por perseguir esta idea generaron la necesidad de frecuentes cambios de pensum, profesores e incluso autoridades. Hoy, 9 de febrero de 2011, en el marco de la celebración de los 50 años de esta escuela, las transformaciones que permitan, principalmente, una formación más completa de los egresados, no han cesado.

Actualmente, se encuentra en fase de diseño una nueva reforma en el pensum; en la cual, según la Prfa. Yraida Sánchez, Jefe del Departamento de Humanidades de la Escuela de Comunicación Social, se debaten dos ideas fundamentales: una referente a crear comunicadores integrales – que se puedan especializar mediante post grado – y otra, que tiene que ver con evaluar las competencias de trabajo y especializarlas por áreas para ajustarlas a las asignaturas y menciones. Sin embargo, asegura que este proyecto está en etapa de discusión.

La preocupación generadora de discusiones en esta materia de transformación ha sido siempre: ¿qué clase de comunicadores deben formarse en ésta escuela? El factor más importante responde a la formación cultural. La reforma que se hizo en 1983 plantea el siguiente perfil de egresado: dotados de cultura integral y coherente, preparado para responder a los cambios que se generan constantemente en el país y el mundo y, por último, un comunicador dotado de una firme conciencia nacional.

El trabajo de grado “Estudio sobre la formación del comunicador social en la UCAB diagnóstico académico” realizado en 1988 por Marisol García y Oscar Conde, describe en su marco teórico los cambios más importantes que vivió la escuela, hasta ese momento, y explica que los cambios de pensum más importantes de esa época vinieron dados por dos factores.

El primero, se refiere la necesidad de hacer la mención prensa más atractiva y agrupar asignaturas – que antes eran independientes – para hacer de ellas un programa donde guardaran estrecha relación y secuencia; y, otro tema que tenía que ver con los trabajos de grado.

Según el Comité de Planificación, los trabajos de grado no eran el instrumento más idóneo para evaluar si el comunicador era experto en un área, acotaron los autores.

La transformación más radical de la escuela en su trayectoria fue el proyecto aprobado en 1999 y aplicado a partir del año 2000, donde se pasó de un régimen anual a uno semestral. El Prf. Pedro Navarro, actual Coordinador Académico de la Escuela, ofrece una visión amplia de lo que era la escuela y en lo que se convirtió, a través del plan de estudios semestral.

En el documento se exponen como causas del cambio, los avances de un conjunto de tecnologías relacionadas con el intercambio de mensajes, que a su vez concebían la obsolencia en la teorías aplicadas hasta entonces. Y, un elemento que once años después pareciera seguir siendo la preocupación: las nuevas exigencias en el campo de trabajo.

Descargar

Régimen semestral, pensum completo

El régimen semestral que se aplica hoy en día ofrece las ventajas de un plan de estudios modernos ya que es posible disponer de mayor número de asignaturas y optimizar el tiempo para impartir las mismas. Esta innovación en el sistema educativo de la escuela ha dado resultados; sin embargo, no es suficiente para responder las exigencias del día a día por lo que se está pensando en un nuevo diseño.

“No es un secreto que, en la actualidad, los comunicadores egresados de ésta escuela no necesariamente encuentran su área de trabajo en la mención que escogen y este es el principal motivo para cambiar el curriculum”, explica la Prfa. Sánchez.

Las exigencias del mundo actual, en todos los ámbitos, seguirá generando cambios en el pensum de la Escuela de Comunicación social, pero gracias a las personas que se encargan de coordinar y dirigir esta prestigiosa institución los comunicadores egresados serán cada vez más profesionales, integrales y con capacidad de responder ante las eventualidades de un campo laboral tan competitivo.

Descargar

Primer año Escuela de Comunicación Social 1965-1985

Mención Periodismo en la UCAB

La Escuela de Comunicación Social de la UCAB capacita a sus estudiantes con el conocimiento de las ciencias de la información y técnicas de la comunicación e investigación de los medios. Sin embargo, la actividad que realiza el comunicador social es nutrida según el área en la que se desempeñe.

En 1998 la carrera realizó un cambio significativo en su pensum al pasar el régimen de estudios de anual a semestral. Ese mismo año nacieron las menciones que conocemos actualmente: Artes Audiovisuales, Comunicaciones Publicitarias y Periodismo.

Esta última cambió su antiguo nombre de Periodismo Impreso para adecuarse a las necesidades requeridas en cuanto a proyección en tiempo y espacio del conocimiento de la época. Antes su desarrollo se basaba en la práctica laboral en periódicos, revistas, notas de los departamentos informativos de radio y televisión y publicaciones internas de las empresas.

Actualmente esta mención viaja mucho más allá. No sólo se utilizan los géneros informativos, como noticias, reportajes, entrevistas, con el propósito de informar, orientar, entretener generar opiniones en el público, sino que con los adelantos tecnológicos y el surgimiento de nuevos medios de comunicación como el Internet, la profesión del comunicador social ha ampliado sus senderos hacia áreas que no existían y para las cuales ha tenido que adaptarse paulatinamente.

El profesor y encargado de la Coordinación Académica, Pedro Navarro Gil, explicó que ya las menciones tienen algo más de 10 años en vigencia, por lo que los programas se encuentran en un proceso de revisión en la Comisión de Curriculo para adaptarlos a los requerimientos de los mercados laborales, según la situación política, economía, social y cultural que atraviesa nuestro país y colectividad.

Pedro Navarro Gil
Pedro Navarro Gil

Otras áreas del periodismo en la UCAB

Como estudiantes y profesionales de la información en formación, la necesidad de recuperar la memoria histórica de nuestro país es vital. Satisfacer esa necesidad es uno de los objetivos que se plantea el Centro de Investigación de la Comunicación al crear diversas salas virtuales para la investigación sobre la prensa del siglo XIX venezolano.

A través de proyectos como este se compendian, digitalizan, analizan y divulgan textos expuestos en los más resaltantes periódicos venezolanos, de las grandes personalidades del periodismo, de las artes audiovisuales y de la cultura, así como se diseñan sistemas de información documentales accesibles en línea, para facilitar a los usuarios el acceso a fuentes primarias.

La UCAB instauró la Cátedra Fundacional de Memoria del Periodismo Venezolano “Sofía Ímber”, con la finalidad de rescatar y difundir el patrimonio periodístico nacional a través de la investigación.

Estudiantes de la mención

El sentimiento ucabista se hace presente en sus estudiantes y egresados. Todos muestran un particular agradecimiento a su Alma Mater por la formación que recibieron. Para constatar lo que piensan de su mención, si consideran que el contenido del pensum es suficiente para desenvolverse en el ámbito laboral y si le agregarían o quitarían algo, se obtienen opiniones semejantes.

Marisé Pérez Palyzchin cursa décimo semestre en la mención Periodismo. “Pienso que las materias del pensum de la mención están bien estructuradas y son herramientas valiosas que actualmente he podido aplicar en el campo laboral. No le quitaría nada porque son materias muy completas, en todo caso sería la forma como los profesores las abordan. En cuando a agregarle algo, me enfocaría en las electivas; considero que es un serio problema que la mayoría de estas materias estén centradas en las menciones Publicidad o Audiovisual y muy pocas, por no decir una o máximo dos, para Periodismo y, que si no cumplen con el quórum suficiente, no las abren”, señaló Marisé.

Por otra parte, Grace Colmenares está cursando noveno semestre y dice estar “realmente enamorada de Periodismo. Pienso que son bien exigentes, pero cuando algo te gusta, haces el esfuerzo, te estresas, lloras, pataleas y la recompensa es el aprendizaje. Aquí me han enseñado a ser Periodista, a mirar las dos caras de la moneda, a equilibrar puntos de vista y, en general, a ser un canal que le ofrezca a la gente alternativas de información, a enseñar… Es un servicio público permanente”, dijo.

Grace Colmenares
Grace Colmenares

Comunicaciones Publicitarias avanza para adaptarse a las condiciones del mercado

En el mes de Noviembre de 2011 se cumplirá 50 años de la fundación de la Escuela de Comunicación Social (ECS) de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab). En torno a esta celebración y dadas las nuevas condiciones tecnologías asociadas a la comunicación, la escuela y sus menciones buscan evolucionar para adaptarse a ellas.

La mención de Comunicaciones Publicitarias inicia su trayectoria en la ECS con el nombre de “Publicidad y Relaciones Públicas”, este nombre se modifica porque el énfasis de las materias lo ameritaba comenta la actual coordinadora de logística, Elsi Araujo. De “Publicidad y Relaciones Públicas” se pasa a “Comunicaciones Publicitarias”, un nombre que se ajustaba mejor a lo que se enseñaba en la mención para ese momento. Hoy en día, si bien hay estudiantes que están de acuerdo con este nombre, porque se trata de cómo aplicar las comunicaciones en la parte publicitaria, hay otros alumnos que consideran que no es adecuado, que este debería estar más relacionado a lo corporativo y al mercadeo, y no solo a la publicidad. La escuela consciente de esto, además de la evolución del medio comunicacional, se plantea un nuevo cambio a “Comunicaciones Integradas”, nombre que  es el que mejor se adapta a los recientes requerimientos del mercado y permite hacer más competitivos a los futuros egresados de la mención afirma el coordinador académico de la ECS, Pedro Navarro. Las comunicaciones integradas mezclan la mercadotecnia y la comunicación empresarial, que son pilares de la enseñanza en esta rama de la comunicación.

En los últimos años se ha visto como la comunicación y en este caso la publicidad ha innovado en las formas de llevar sus mensajes a los consumidores. Las empresas publicitarias mantienen el uso de los medios clásicos, pero las exigencias del mercado hace que se tenga que incursionar en los nuevos medios, los no convencionales. Las cifras demuestran que la publicidad debe adaptarse a esto, un estudio publicado por la Asociación Europea de Publicidad Interactiva (EIAA), en el 2005, arroja que un 47% de los encuestados cuyas edades estaban comprendidas entre los 15 y 24 años pasan más tiempo navegando en internet que frente al televisor y esta cifra se incrementa cada vez más. En el 2010, la asociación emite datos que revelan que el Internet es el medio más consumido en los países europeos, razón por la cual es fundamental que los estudiantes y egresados de este ámbito se instruyan en el uso de estas recientes maneras de comunicar.

Pensum de las menciones de Comunicación Social

Uno de los principales obstáculos que se enfrenta la escuela es adecuarse a las exigencias tecnológicas que están llegando al medio, ya que la Ucab no cuenta con los recursos necesarios para impartir materias que requieran de software avanzados, lo cual es una de los principales debilidades que los estudiantes encuentran en el pensum. Navarro comenta que para solucionar este déficit la ESC está tratando de hacer convenios con empresas especializadas externas a la Ucab para ofrecer a los alumnos pasantías, talleres y electivas que le permitan realizar estudios con equipos que no se tienen universidad, por razones presupuestarias, y así ofrecerles la posibilidad de ampliarse en campos.

Araujo afirma que la ESC de la Ucab está trabajando por tener lo que el mercado necesita y que los resultados de recientes investigaciones afirman que los egresados de esta institución están reconocidos como los mejores del mercado. Los estudiantes expresan que se debe a que poseen una mejor base que las demás universidades, porque no solo estudian  la parte publicitaria de la comunicación, sino también lo organizacional.

La Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica seguirá formando “individuos dotados de criterios éticos y capacidades profesionales que le permitan procesar, crear y difundir discursos pertinentes y contextualizados para la sociedad en que se desenvuelve”, como lo plantean en el perfil de egresados de esta casa de estudio.

 

Irialis Amanda Pérez Zerpa

 

Entrevista a Pedro Navarro, coordinador académico de la Escuela de Comunicación Social:

Los estudiantes de Comunicaciones Publicitarias también opinan:

La inserción de nuevas tecnologías demanda nuevos perfiles periodísticos en Venezuela

Escuela de Comunicación Social

En vista de las transformaciones constantes, el periodista debe reinventarse con ellas y nutrir su práctica con aquellos elementos que se van incorporando al ámbito de lo público.

“Durante la última década en Venezuela, el periodismo ha vivido una transición de la etapa analógica a la multimedia, en la cual la modificación de las Tecnologías  de la Información y de la Comunicación (TIC) ha originado drásticos cambios en la esfera empresarial, profesional y de contenidos, generando un impacto directo en el perfil profesional del periodista”. Así comienza la tesis de Lauren Martínez y Carla Szemzo titulada Perfil Profesional de Periodista actual según la visión del empleador en Venezuela.

Si esta convergencia tecnológica genera un impacto en el perfil profesional, mas aún se debe estudiar la repercusión que tendrá en el pensum de las escuelas de Comunicación Social a nivel nacional específicamente. Si el empleador busca nuevos perfiles en el Comunicador, las universidades deben ser capaces de generas nuevas competencias en sus estudiantes de periodismo.

Solo así las instituciones podrán llenar los vacíos existentes en la formación académica. En esta oportunidad, la Universidad Católica Andrés Bello enfrenta un reto: siendo esta investigación originaria de esta casa de estudios, los resultados que se obtengan de ella “suministrarán a la escuela las bases estructurales para su actualización curricular”. (Martínez y Szemzo, 2009, p. 11).

Enfrentando la dificultad de saber cuáles son las nuevas competencias que debe tener el periodista para entrar al campo laboral y teniendo como objetivo elaborar el nuevo perfil profesional del periodista desde la visión del empleador, esta tesis se constituyó en un aporte para la Escuela de Comunicación de la UCAB y suministró un útil diagnóstico sobre las demandas actuales en el mercado laboral del periodista.

En la UCAB el egresado de Comunicación Social tiene un perfil para tres menciones: Audiovisual, Periodismo y  Publicidad; es un “enfoque integral y holístico de todo el fenómeno comunicacional” (Martínez y Szemzo, 2009). Pero a pesar de esto cada mención enfrenta la dificultad particular de no contar con las herramientas necesarias para ejercer la labor de manera eficiente según los nuevos requerimientos de la era multimedia.

Caroline de Oteyza, directora del Centro de Investigación de la Comunicación (CIC) en la actualidad, ha trabajado sobre este asunto, y en el proceso de establecimiento de las TIC en la UCAB desde el año de 1993, escribió lo siguiente con respecto al plan trienal denominado Computing at UCAB:

(…) se organizó la dotación y la instalación de infraestructura, sometió a la discusión una política académica en materia tecnológica y planificó la capacitación del personal. En tres años la universidad contaba con las condiciones necesarias para iniciarse en el mundo de las TIC y asimilar las tecnologías en pro de un desarrollo acorde con los tiempos y los requerimientos del país. (Oteyza, 2006; 256).

Además, en relación a actualización curricular afirma lo siguiente:

(…) el trabajo de investigación en el CIC y vinculado con el tema de las TIC y el periodismo digital produjo, entre otros resultados, la creación de asignaturas de formación de los futuros profesionales de periodismo digital. (Oteyza, 2006: 260)

Si en la investigación se ha encontrado las razones para modificar el pensum de estudio del comunicador quiere decir que este cambio, dadas las mismas razones de convergencia en integración de las TIC,  debe ser continuo y profundo, no basta entonces con mover alguna pieza aquí o allá sino que es necesario crea toda una nueva estrategia de juego.

El dominio avanzado de las redes sociales (Facebook, Twitter, etc), manejos de blogs, habilidad para elaborar podcasts, habilidad para organizar eventos y el manejos de smartphones, se constituyen en las primeras cinco destrezas que busca el empleador en el periodista. De igual manera, dominio de programas de PC como PhotoShop; Dreamweaver y Adobe Flash son de gran importancia para ser contratado.

Conociendo esto, la muestra encuestada manifestó preferir a los estudiantes de la UCAB para incluirlos en sus proyectos a pesar de las evidentes debilidades de los egresados por presentar una formación integral aceptable. Sin embargo la mayoría señaló los débiles conocimientos en el ámbito digital como la principal desventaja de los ucabistas.

Se hace entonces necesaria la reformulación del pensum académico. Mabel Calderín, profesora investigadora del CIC, afirma que “en la escuela de Comunicación Social hay materias que están dedicadas al uso de las tecnologías, pero el enfoque que se les ha dado es muy primitivo, desactualizado o quizás técnico”. Calderín expresó que si bien existen cátedras como las de Informática I y II al inicio de la carrera, no existen materias aplicadas enteramente al área de comunicación, “donde los estudiantes puedan aprender el uso de esas herramientas desde su trabajo como comunicadores”.

Asimismo, Caroline de Oteyza manifestó que hace algunos años, mediados de los noventa, hubo la intención de un grupo de académicos, como Oswaldo Burgos y Fernando Nuñez Noda, de crear la mención de Comunicación Digital, aumentando el número a cuatro especializaciones. El proyecto, para aquel tiempo, no fue aprobado, pero sigue en la mente de profesores y estudiantes la iniciativa de dar un vuelco a la forma de educar en la escuela.


La sociedad exige Comunicadores Sociales integrales

Por: Juan Pedro Cámara Pérez

El rol del comunicador social ha evolucionado con el paso del tiempo. En la actualidad la sociedad requiere profesionales que, más allá de transmitir informaciones, sean capaces de explicar sus causas y repercusiones dentro de la sociedad que los enmarca.

Tomando en cuenta estas nuevas exigencias, la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés bello ha moldeado un perfil de egresado enmarcado en las nuevas tendencias: “El egresado de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello deberá ser un licenciado con una sólida formación humanística y ética, que posea los conocimientos académicos (teóricos y prácticos) que le permitan desenvolverse con versatilidad y soltura en la aplicación de las distintas técnicas de Comunicación Social (…)”, rezan sus estatutos.

El actual perfil del egresado surge producto de modificaciones que sufrió la Escuela durante los años 90. Se trató de un proceso mediante el cual sus autoridades comprendieron la necesidad de adaptar los estudios a la nueva realidad que vivía el país.

La década de los noventa en Venezuela estuvo marcada por el surgimiento de una crisis política. Se inicia después de la explosión social del 27 de febrero del 1989 y con la decadencia de los principales partidos políticos del país. Siguen dos intentos de golpe de estado en el 92 y la destitución del Presidente de la República en el 93. El clima de descontento que se vivía y el surgimiento de numerosos casos de corrupción obligó a los periodistas a ejercer la denuncia como parte de su práctica diaria.

Durante este período entra también en juego la aparición de nuevas tecnologías, tales como el Internet, que funcionaron como plataformas para la transmisión de información. Esto planteó una nueva dinámica en la cual el ciudadano común era capaz de generar contenidos. Emergen, entonces, nuevos retos para los comunicadores, quienes a partir de ese momento debieron encargarse de poner dichas informaciones en contexto y de explicar por qué sucedían.

Para adaptarse a estos cambios, en el año 1999 y bajo la dirección de Max Röemer, la Escuela de Comunicación Social cambió del régimen anual a semestral e hizo importantes modificaciones al pensum de estudio. Entre estos cambios estuvo la introducción de nuevas materias teóricas y la estructuración de un ciclo básico completo dirigido a brindarle al estudiante un marco de referencia efectivo. Röemer afirmó que esta escuela se encuentra dentro de las mejores del país y que el caos de la época constituyó un aliado para el renacer de las comunicaciones de hoy.

La profesora Elsi Araujo, Coordinadora de Servicio Comunitario de la Escuela y miembro de la primera promoción de egresados bajo el sistema semestral, acotó que la gran diferencia radicaba en la introducción de un ciclo básico. “Antes, en el régimen anual, se veía radio I, televisión desde los primeros años. Con el nuevo régimen primero se ve todo un básico y después es que comienza la especialización”. Resaltó que este cambio fue positivo y que, en diversos estudios que se realizaron para evaluar los beneficios del régimen que entró en vigencia, quedó demostrado que los empleadores consideraban positivo que los estudiantes cursaran materias teóricas porque les daban herramientas para entender procesos sociales y ubicar sus contenidos en contexto.

Ya había advertido el padre Jesús María Aguirre mediante la publicación de diversos estudios, tales como La Estructuración de la identidad profesional del comunicador social en Venezuela, que el paso de sociedad preindustrial a industrializada planteaba nuevos objetivos para el comunicador venezolano. Y en base a dichos estudios, y a otros sobre el papel de las nuevas tecnologías en el ejercicio profesional de los comunicadores sociales publicados en la revista Temas,  se empieza a trabajar para la creación de un programa holístico e integrador.

Pero el sistema semestral también tiene sus detractores. Para el profesor y tres veces director de la Escuela de Comunicación Social, Emilio Piriz Pérez, el régimen obliga a los profesores a dar la materia concentrada: “Yo nunca compartí eso. Lo que se creó en la escuela fue un régimen semestral adaptado a las vacaciones de un régimen anual. Eso obliga a los profesores a dar la materia apurados y eso es peor para el alumno y para el profesor”.

El proceso de estructuración del nuevo pensum estuvo precedido por una serie de hitos que fueron transformando a la Escuela y que ocurrieron durante principios de los años 90. Se trata de la creación del Centro de Investigación de la Comunicación (CIC) y el lanzamiento de la revista Temas de Comunicación en el año en 1992 y una reforma al pensum en el año 1991 que, entre otras cosas, dio un valor académico a las pasantías mediante la presentación de informes y estandarizó la elaboración de los trabajos de grado.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.